Una llamada a la acción. Señor Chinarro.

Nos conocimos ayer, tú me invitaste a beber,
yo te invité a no sé qué, tú dijiste: “qué bien”.
Y te hablé de poesía por ver qué decías,
que si es tontería, que sí, que no,
habrá que hacer el amor.
Llegó la luz al salón y vi tu sujetador
y en cada pezón una llamada a la acción.
Me callaste la boca, dijiste: “te toca,
míster dondelenguas, demuéstralo”.
Habrá que hacer el amor,
por un mundo mejor,
habrá que hacer el amor.

Entiéndeme extranjera, ven a mi vera,
que te alabe el gusto.
Será que es primavera y tú aún soltera,
¡qué error de bulto!
¡Qué patán!, me he explicado fatal.
Así rimaba el profeta torpemente con bragueta.
En un mundo mejor,
habrá que hacer el amor…
amor…
Y venga a darle al alpiste,
la vida es muchas veces triste, es repetición.
Habrá que hacer el amor porque nunca está hecho,
dije cuando tú miraste al techo.
En un mundo mejor
habrá que hacer el amor…
amor…

20 novelas de ciencia ficción que hay que leer.

Ciencia Ficción
  • Trilogía de la Fundación, Isaac Asimov (1951)
  • Los propios dioses, Isaac Asimov (1972)
  • El hombre demolido, Alfred Bester (1952)
  • Cronopaisaje, Gregory Benford (1980)
  • El juego de Ender, Orson Scott Card (1985)
  • El fin de la infancia, Arthur C. Clarke (1953)
  • La ciudad y las estrellas, Arthur C. Clarke (1956)
  • Dune, Frank Herbert (1965)
  • ¡Hágase la oscuridad!, Fritz Leiber (1950)
  • La mano izquierda de la oscuridad, Ursula K. Le Guin (1969)
  • Los desposeídos, Ursula K. Le Guin (1974)
  • El nombre del mundo es Bosque, Ursula K. Le Guin (1976)
  • Flores para Algernon, Daniel Keyes (1966)
  • Mutante, Henry Kuttner (1953)
  • Cántico por Leibowitz, Walter M. Miller Jr. (1960)
  • Pórtico, Frederik Pohl (1977)
  • Pavana, Keith Roberts (1968)
  • Ciudad, Clifford D. Simak (1952)
  • Jinetes de la antorcha, Norman Spirand (1974)
  • El mundo de los no-A, A. E. Van Vogt (1948)

7 años y lo que nos queda…


Cuando pase el tiempo no podré contar

Te quiero

las veces que hemos hecho el amor.
Cuando pase el tiempo sabré cocinar
lo que nos gusta a los dos.

Cuando pase el tiempo seremos la mezcla
de sabores opuestos,
de virtudes y vicio,
de sonrisa y suspiro,
de lágrima y beso.

Estaremos muy juntos
para no darnos cuenta de cómo el tiempo nos cambia
Y seremos los reyes de un país en el que
no existe el mañana.

Cuando pase el tiempo…
Cuando pase el tiempo…

Cuando pase el tiempo ya sabré lo que piensas
en cada momento
y poquitos a poco nos iremos pareciendo
cuando pase el tiempo.

Estaremos muy juntos
para no darnos cuenta de cómo el tiempo nos cambia
Y seremos los reyes de un país en el que
no existe el mañana
Y cuando pase el tiempo
te seguiré queriendo.